Buscar este blog

2012/04/21

Mentiras y verdades de la valorización en Cementos Portland

por javier lecumberri urabayen, Presidente del comité de empresa y delegado de UGT - Sábado, 21 de Abril de 2012. Diario de Noticias
 
EL debate técnico sobre la valorización ya está superado desde hace decenas de años en todo el mundo. En la Europa más desarrollada y con mayores criterios medioambientales se llega a una sustitución del 80% del combustible fósil de los hornos por combustibles alternativos, con el aplauso unánime de las grandes organizaciones ecologistas, que lo ven como una solución limpia y segura. Baste decir, como ejemplo, que en Alemania el mayor aumento de esta práctica se produjo durante la etapa en la que Los Verdes dirigieron el Ministerio de Medio Ambiente. De estas experiencias nace la exigencia de valorización a las cementeras desde el protocolo de Kioto y desarrollada por las directivas europeas, donde se regulan las estrictas medidas de control y las penalizaciones que conlleva no adaptar las instalaciones al uso de dichos combustibles alternativos, que provocan que la cementera deje de ser económicamente competitiva. Y en estos tiempos de crisis, los trabajadores ya sabemos dónde acabamos con esa pérdida de competitividad.
Pero todo esto ya lo tienen que saber los promotores de la campaña de falsedades y confusiones contra el proyecto de valorización en Portland de Olazagutía, y si no lo conocen, deberían al menos tratar de informarse, cuando lo que está en juego son nuestros puestos de trabajo.
En una tertulia reciente se escuchó al señor Zabaleta sembrar dudas al decir que el proyecto de valorización presentado no es de fiar porque se pretenden utilizar como combustibles alternativos residuos con menor poder calorífico que el coque de petróleo. Señor Zabaleta, si el combustible tiene menos poder calorífico, se inyecta más cantidad en el quemador, para eso la instalación dispone de básculas y soplantes que compensan y equilibran la cantidad necesaria; es una sencilla regla de tres. Señor Zabaleta, infórmese antes de hablar, por favor; si hubiera usted atendido a la invitación de la fábrica para visitar nuestras instalaciones y conocer el proceso, probablemente no diría semejantes desatinos. Otros parlamentarios forales sí lo hicieron y hablan con conocimiento, incluido alguno de su propia coalición.
En todo caso, respetamos la oposición de algunos colectivos, incluso sabiendo que sus argumentos carecen de rigor técnico, pero denunciamos alto y claro la incoherencia de algunos partidos como Bildu o sindicatos como LAB, que en Navarra se posicionan activamente contra la valorización en Cementos Portland de Olazagutía, y en las tres cementeras del País Vasco (una de ellas también del Grupo Portland) llevan años permitiendo la valorización de residuos como combustibles alternativos, sin promover ninguna oposición municipal, ni sindical, ni social; más aún, gobernando en los ayuntamientos donde están instaladas y teniendo una muy importante representación en todos sus comités de empresa. Incluso para mayor ironía, en la propia Sakana han autorizado sin problema alguno el uso de combustibles valorizados en empresas instaladas en sus ayuntamientos.
Solo se puede entender dicha contradicción desde la vergonzosa intención de obtener réditos electorales y sociales a corto plazo o, peor aún, desde la decisión tomada en las direcciones de sus organizaciones, de que en un futuro mapa industrial del sector cementero en el País Vasco y Navarra, la fábrica que sobra es la de Olazagutía. Deberían explicar ustedes por qué…
Los trabajadores de Cementos Portland nos merecemos el respeto que algunos ahora nos pretenden negar, nos ganamos el sueldo trabajando honradamente, a veces en las duras condiciones de trabajo de una cementera, con trabajos a turnos, los 365 días del año, con maniobras complicadas de grandes reparaciones, trabajos en alturas, en espacios confinados, con temperaturas extremas, altas tensiones… Y, gracias a compañeros de comités que nos han precedido, tenemos ganadas unas condiciones dignas de trabajo, que queremos mantener.
No se puede acusar a los trabajadores de defender nuestros puestos de trabajo a costa del medio ambiente de la Sakana y de la salud de nuestros vecinos. Nosotros somos los primeros interesados en que se cumpla con la normativa exigida desde el Gobierno foral, siguiendo las directrices marcadas por la Unión Europea, pues lo que para unos es un problema medioambiental para nosotros es una cuestión de salud laboral, sin olvidar que las familias de la gran mayoría de los trabajadores de la fábrica viven en el valle, en un radio de pocos kilómetros a la redonda de las instalaciones de la fábrica.
El comité de empresa se ha preocupado de informarse concienzudamente en qué consiste la valorización energética, hemos visitado fábricas e instalaciones y aprendido de experiencias vividas por compañeros de otras fábricas que llevan años valorizando combustibles. Seremos rigurosos vigilantes del cumplimiento de la normativa, como es nuestra obligación.
La valorización, por desgracia, no nos garantiza el futuro, pero sí que al menos nos sitúa en igualdad de condiciones frente al resto de cementeras que pugnan por salir adelante en medio de esta dura crisis que a todos afecta y en especial a nuestra actividad, seriamente perjudicada por el parón de la construcción y la obra pública.
Continuaremos luchando para que se sepa la verdad y para defender nuestro futuro.

3 comentarios:

  1. Anónimo24/4/12 7:40

    Señor Lecumberri, 1 las grandes organizaciones ecologistas están en contra de esa actividad, 2 en Lemona se impuso la incineración de residuos en contra de la voluntad de los trabajadores y de su Comité de empresa con mayoría de ELA y 3 hablando de incoherencias podría usted preguntar en la sede de su propio sindicato por qué sus compañeros se han opuesto a la valorización energética, es decir la misma actividad que se pretende llevar a cabo en Olazagutia, en la zona de Tafalla. Si le queda alguna duda pregunte a todos los partidos del arco parlamentario que han hecco lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/5/12 20:39

    señor anonimo, 1 no es cierto que las grandes organizaciones ecologistas están contra esta actividad, de hecho, en Alemania, cuando más se ha potenciado ha sido estando el partido verde en el gobierno, en detrimento de los vertederos que ustedes fomentan y de las incineradoras que ustedes intentan equiparar sin ningun rigor tecnico a las cementeras. 2 es posible que en lemona se pusiera la valorización de residuos que no incineración estando PNV en el gobierno, pero en ningun caso en contra del pueblo ni de los trabajadores, y ustedes hipocritas, despues de casi seis meses de gobierno no han hecho nada en contra,ni una pancarta, ni una concentración ni un intento de conocer lo que se hace, seguramente porque se conoce muy bien. 3 dejad de hacer demagogia con tafalla, estella, soria etc, que yo sepa en esos sitios no hay cementeras, no es comparable en ningun caso una cementera a una incineradora y el que dice que si lo dice desde la ignorancia mas profunda o desde la mala fe y el no querer saber. DEJAD DE ENGAÑAR A LA GENTE LO UNICO QUE VAIS A CONSEGUIR ES QUE EN SAKANA ESTEMOS TODOS EN PARO Y ENTONCES SI QUE NOS TENDREMOS QUE IR. VISITAD LA FABRICA DE UNA PUTA VEZ Y HABLAD CON CONOCIMIENTO DE CAUSA. SI ALGUN DIA ESTA FABRICA SE CIERRA EN LEMONA SE ESTARÁN PARTIENDO LA CAJA AL IGUAL QUE LO HACEN EN ARBIZU CON LA ITV, LA PASTEURIZADORA DE HUEVINA Y EL VERTEDERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/5/12 11:22

      Creo que sólo llevas razón cuando dices que una incineradora no tiene nada que ver con una cementera. Desde mi más profunda ignorancia (a mí la empresa no me ha pagado los viajes para visitar las maravillas que tu has visto) reconozco que eso es cierto, la cementera es mucho más peligrosa ya que no es una instalación preparada para quemar residuos. Además también se informarme y esta actividad es rechazada por peligrosa para la salud humana allá donde se plantea. Lo que debéis hacer la empresa, la administración foral y tú es algo tan democrático como respetar la voluntad de los vecinos de Sakana que por más que te pese se han pronunciado por activa y por pasiva en contra de esta actividad. Y da la impresión de que tú si que te vas a partir la caja si cierra Lemona (a eso se le llama solidaridad).

      Eliminar